domingo, 17 de julio de 2016

El Hombre fuerte

En la historia reciente del municipalismo, nunca un concejal no adscrito tuvo tanto poder político como el que ostenta en Leganés Jorge Javier Pérez. El ex portavoz de Ciudadanos es, por obra y gracia de la aritmética parlamentaria, el hombre fuerte del Gobierno local del Ayuntamiento de Leganés.

Y no porque forme parte de él, o quizás sí, sino porque su voto es capital para que salga adelante cualquier propuesta plenaria que PSOE e IU-CM (7 concejales) consensuen con cualquiera de los otras tres grupos municipales con 6 ediles (ULEG, Leganemos y PP).

Para muestra, el botón del pasado Pleno municipal donde la modificación presupuestaria propuesta y acordadísima entre Gobierno local y Partido Popular necesitó la mano alzada presta y dispuesta del concejal no adscrito.

Pérez apoya y apoyará al Gobierno local. En esto y en todo. Y no por convicción política (que también), sino por protección propia y revanchismo personal.

A Pérez no le dejaron desembarcar. Se le lapidó desde su entrada en escena y los que arrojaron las piedras no calcularon el coste político y además ignoraron el personal… y se equivocaron. Se pasaron de frenada y ahora deben asumir las consecuencias.

En este contexto donde PSOE y PP acordarán lo mollar para que la ciudad camine con andador, Unión por Leganés se queda sólo en la oposición “echado al monte” y restando meses para que llegue 2019. La historia de siempre para los verdes, pero la crónica política reciente nos dice que siempre crecieron. Veremos.

Lo de Leganemos se veía venir. Uno tiene la sensación de haber prendido la mecha de un Grupo municipal que fue un equipo pero nunca un grupo. 

Su ex concejal Adrián Sánchez, dio con la tecla en la famosa rueda de prensa donde el Grupo saltó por los aires en vivo y en directo. Ese día Sánchez señaló:  “Leganemos es una candidatura de unidad popular que nació como un instrumento político desde la confluencia y la ilusión de mucha gente para cambiar la sociedad leganense. Eso debería ser una riqueza, pero tristemente ha servido para lo contrario como hoy hemos podido comprobar”.

La batalla interna de Leganemos no tiene fecha de caducidad y promete nuevos episodios en una guerra fratricida entre los seguidores de Mercedes Condés y los del portavoz Fran Muñoz. La lucha se centra ahora en despojar a Muñoz de la portavocía de Leganemos. Ojo porque Condés necesita 4 votos y podría conseguirlos.

 En este campo político minado, el alcalde sigue recitando su mantra: “que sí, que sí, que sí”, un lema tan pobre para la ciudad como rico para su cuadrilla de confianza que suman y siguen.

Mención aparte merece la prensa, que sobrevive como podemos para sostener tirada y mantener personal. Más de veinte años nos contemplan… y los que nos quedan.

Por suerte, cada vez somos más los medios dirigidos por periodistas y eso nos da valor y fuerza para mandar en nuestra hambre. Nuestro cuarto poder suma ya cinco alcaldes y lo seguimos contando…



3 comentarios:

Anónimo dijo...

En la foto pones a un tipo cogiendo lo que parecen dos rollos de papel higiénico. Debe ser por la enorme mierda que acumulan los del PP y PSOE de Leganés, sostenida por este personaje de la noche metida a pseudopolítico.

Que haya un concejal como Jorge Pérez y que sea, según dices, el hombre fuerte de la corporación, lo dice todo de este gobierno.

MiUniverso 8 dijo...

¡Buen post!

Anónimo dijo...

En Leganemos, como tensen mucho la cuerda, les ocurrirá como en C's Leganés, que varios de los concejales formen grupo mixto (o de no adscritos) y Leganemos se quede únicamente con dos o tres concejales, estos haciendo seguidismo a otro partido (que, dicho sea de paso, ya lo vienen haciendo; y los expulsados, apoyando al gobierno local, como forma de supervivencia.
Puede que alguno se vaya tranquilamente dejando el acta a disposición del partido, pero los que no tienen trabajo difícilmente van a dejar lo que es su medio de vida para los próximos tres años y, además, cobrando el sueldo íntegro, sin tener que hacer donaciones al partido.